domingo, agosto 03, 2008

VOY DE PALABRA EN PALABRA


Voy de palabra en palabra,
condenado mi permanente silencio,
buscando refugio en unos ojos claros,
desgajando racimos de olvidos

voy de silencio en silencio,
atesorando los paréntesis que se cierran,
caderas sensuales
que bailotean mientras pienso.

Voy arrancado de mis tristezas,
escapando de las horas estrujadas
por las manos nudosas y aciagas, del taciturno.

Voy,
detrás de lo olvidado,
de lo enredado
en los albores de la infancia,
con rictus de tristeza,
con muecas de añoranza.

La noche no será el manto que abrigó mis tácitas condenas,
la fecundadora de andares incesante y absoluto,
ni se fundirá la lluvia con el lloro propio,
ni habrá sentencias ahuecando esperas.

Voy de palabra en palabra
buscando las aguas claras de unos ojos mansos
para ahogar sin dolor mis soledades
y beberme de un sorbo
una noche de loca juventud.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

este poema carga mucha vida, la ultima estrofa me fascino

7:37 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

>