lunes, julio 28, 2008

EN REVERSA
Venía del silencio
Acababa de curar mis últimas heridas
Cuando tus ojos clavaron
otro dardo en mi corazón convaleciente.
Venía del silencio,
Y tus palabras que guardaban un reposo de piedra
Llegaron hasta mi sombra adolorida.
como figuras celestes.
Profundas me azolaron,
y gatillaron en mis ojos,
un disparo húmedo y taciturno.
Venía en busca de mi risa,
a sembrar en mala tierra
la semilla magra de mi pena,
Venía a ocultar mi soledad tan evidente,
pero me sorprendió tu voz
en medio de mi tránsito,
como una llamada que salva la vida,
como un pitazo que advierte la muerte.
Yo volvía del silencio,
cuando llamaste a la puerta de mis ojos,
penetraste sonora por los tímpanos,
me hiciste huerto fértil
a tu siembra de palabras,
encendiste todos los candiles
para hacerme habitar
el rincón más oscuro del silencio

MAXIMILIANO.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

No me canso de leerlo... y cada vez me gusta mas..
Saludos.. JENN

10:21 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

>