miércoles, enero 21, 2009

Amazonas

Arrastro la luna en la estela de la barca,
forastero extraviado navegando el Amazona,
comiendo yuca en las malocas,
y adivinando serpientes en sus aguas turbias.
 
Emerjo como uno más
en la espesura generosa de la selva ,
camino por senderos húmedos
inmensamente más cálidos que los míos,
rompo esquemas,
y no bebo agua de sus fuentes
solo voy y vengo, en medio del estío
 
 
Tengo la luna atada a la estela de la barca,
en un rio ancho como el mundo,
oscuro y hondo como el olvido,
cordón de plata que ciñe la selva acorralada.
Abrevadero misterioso de verdor milenario,
serpiente madre que se desenrosca
desde la dureza del macizo andino.

Traigo la luna tras la barca,
y en el corazón el sonido ronco de mis ríos,
en la memoria el ocre de los bosques en otoño,
el turquesa de los lagos,
y la imponencia del pehuén coronando los riscos
Vengo del reino no conquistado,
donde todo es indómito y florido,
donde lamen los fiordos
las aguas gélidas de antárticas provincias,
y la selva virgen la horada el frio.

Tengo tus ojos detenidos frente a la barca,
aguardándome tutelante ,
maternal , amante,
mitad ajena, mitad mía
con la generosidad de la selva corriendo en tus venas,
Te ato mis pensamientos para no olvidarte
con la mansedumbre de la noche
y sinuosidad de tantas huellas caminadas,
sujetando las jarcias de mis sueños,
y abriendo las velas de mis esperanzas
para que la luna tenga un destino
cada vez que arribe a tu orilla.

Traigo la luna en la estela de la barca ,
argentando el cauce que se desliza lentamente
hacia un océano de distancias
carcomiendo el ocaso que crece lentamente
mientras reverentemente me despido
del rio de los ríos.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Salvaje, enigmático, peligroso y misterioso amazonas.. como los caminos del amor...

Saludos.. JENN

3:34 p. m.  
Blogger tal vez me guste ser poeta ...como todos said...

maravilloso paisaje!!! muy bien descrito
felicitaciones!!!

3:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

>